Home About Blog Contact

El regreso de Final Fantasy VIII

El que los videojuegos sean hoy día mi mayor afición y también formen parte de mi trabajo se debe a esos títulos que marcaron mi infancia. Claro está, también a que han sabido mejorar e innovar para que tantos años después los siga viendo con la misma ilusión que por aquel entonces.

Uno de esos juegos es, sin duda, Final Fantasy VIII. Fue mi segunda entrega de la saga (después del VII), y recuerdo perfectamente el día de su lanzamiento, y de cómo fui a El Corte Inglés de Málaga a por él. Lo que jamás me habría imaginado mientras volvía a casa con él, tan ilusionado por comenzarlo, es que 20 años después mi nombre aparecería en los créditos de aquella obra maestra que disfruté durante meses, en su versión remasterizada para las plataformas actuales.

No fue un proyecto muy largo, ya que hay que tener en cuenta que estamos hablando de un juego ya publicado mucho tiempo atrás, pero había que comprobar que los nuevos textos añadidos (principalmente aparición de botones de plataformas actuales y el texto relacionado con los trofeos) apareciesen correctamente en pantalla. Pero eso no quita que la emoción por poder formar parte de algo así sea enorme.

Final Fantasy VIII está entre mis juegos preferidos, y el poder formar parte del equipo encargado de su regreso es uno de los mejores momentos en mi carrera como localizador de videojuegos.

Cuando me dijeron que empezaba un nuevo proyecto de testeo de localización en el que querían contar conmigo, ya me olí que podía ser Final Fantasy VIII por ciertas pistas que dejaron caer. Debo añadir que aquello ocurrió cuando Square Enix no había soltado prenda y todos seguían pensando que su regreso nunca ocurriría porque sus creadores aseguraban haber perdido el código del juego. Así que ya os podéis imaginar cómo me sentí cuando, al sentarme en mi mesa y encender la consola, vi que ahí estaba instalado nada menos que Final Fantasy VIII Remastered, listo para comenzar con él. Saber que sería de las primeras personas en poder jugarlo y que además aportaría mi granito de arena para su llegada al mercado es algo increíble.

Algo importante que quiero comentar es sobre todo el lío que hay por internet sobre los problemas que ocasiona el juego, ya que, al parecer, se bloquea en varias ocasiones, habiendo llegado al punto de desesperar a muchísima gente, que lo ha acabado por dejar de lado. Algunos me han preguntado que cómo es posible que haya ocurrido así, y, aunque de buenas maneras, alguno incluso me ha dejado caer que es culpa nuestra, de los testers de localización, que esto ocurra.

El trabajo de un tester de localización no es el de encontrar y solucionar problemas de cuelgues. Nuestro trabajo se centra en el texto del idioma con el que trabajemos. Y un fallo en un texto no provoca ese tipo de problemas.

Sé que los que me han preguntado por esto no lo hacen con mala intención, pues entiendo que desde fuera es difícil saber qué tareas concretas desempeña cada persona y quién o quiénes son los responsables de este tipo de problemas. Por esa razón no es algo que me haya molestado, y con estas líneas solo quiero dejar claro que no es algo que un tester de localización pueda solucionar.

De hecho, como curiosidad os diré que, durante el tiempo que estuvimos trabajando con Final Fantasy VIII, no tuvimos problemas de cuelgues. Quizá ocurrió alguno de vez en cuando, pero nada fuera de lo normal cuando se trabaja con versiones aún en desarrollo. Ocurren siempre, y es de esperar que sean solucionados en la versión final de los juegos. Pero, como he dicho, no es algo en lo que nosotros metamos mano para que el usuario final no los sufra. Es la tarea de otras personas.

Dejando eso a un lado, me quedo con la satisfacción que me ha supuesto ser parte del equipo de Final Fantasy VIII, y ojalá pueda repetir una experiencia similar con futuras entregas de Final Fantasy. Lo que es seguro es que sí que me veréis en proyectos que forman parte de la infancia de muchos de nosotros, ¡pero de eso ya hablaremos más adelante!

Leave a Response